Epoxi poliéster:

  • Dependiendo de la temperatura y la concentración, algunos materiales ácidos o alcalinos pueden dañar o atacar la superficie después de sólo unos pocos minutos de contacto. Tomar medidas para evitar que esto ocurra es de suma importancia.
  • Cuidado preventivo: Proteger las superficies con elementos de barrera, tales como películas, papel y lacas desprendibles antes de la colocación y manipulación.
  • Limpieza inmediata: En el caso de contaminación accidental por salpicaduras de alcalinos fuertes o ácidos, lavar con abundante agua clara, sobre todo en áreas de corte y cavidades.
  • Mantenimiento regular: La suciedad del depósito o contaminación en los perfiles, puede aumentar el riesgo de corrosión y pérdida de brillo o cambio de color, sobre todo en las zonas cercanas a la costa y en entornos industriales.

  • Recomendaciones generales
  • Lavar la superficie regularmente en agua tibia con jabón o detergente con un pH neutro.
  • Use una esponja no abrasiva o un paño.
  • Enjuague con abundante agua inmediatamente después de cada limpieza.
  • Preferentemente la limpieza debe ser llevada a cabo evitando temperaturas calientes o frías.
  • Dependiendo del entorno, la frecuencia de limpieza de mantenimiento debe cumplir con la siguiente tabla:

  • Ambiente Limpieza regular
    Normal 12 meses
    Tropical 9 meses
    Piscinas y gimnasios 6 meses
    Marino 3 meses
    Industrial 3 meses
    Peligroso 1 mes

  • Para limpiar las grasas, aceites, aceites de corte, adhesivos... recomendamos el uso de alcohol isopropílico en combinación con aguarrás, utilizando un paño suave. Sugerimos llevar a cabo una prueba en las zonas no visibles para comprobar que el uso de mezclas de disolventes desconocidos no afecta a la superficie.
  • No debe utilizar los siguientes productos:
    - Materiales abrasivos, herramientas o cualquier cosa que puede rayar.
    - Ácidos o sustancias alcalinas que puede provocar corrosión.
    - Disolventes fuertes, incluyendo gasolina, diésel o queroseno.
    - Removedores de grasa, pesticidas o lubricantes cuya composición es desconocida.
    - Detergente líquido, limpiadores de hornos u otros agentes similares.
    - Productos de limpieza a una temperatura superior a 25ºC.
    - Limpieza en seco sobre una superficie contaminada por el polvo o los materiales de construcción.

Acero inoxidable:


    Limpieza del acero inoxidable
  • El acero inoxidable resiste bien la corrosión, pero hay que seguir unas reglas muy estrictas de limpieza y mantenimiento para evitar deterioros de aspecto.

  • Consejos de limpieza generales
  • Aplicar detergentes de tipo neutro (tensioactivos no iónicos y ácido cítrico).
  • Aplicar el detergente mediante un paño suave. Los paños abrasivos pueden rayar la superficie.
  • Aclarar con agua hasta eliminar completamente el detergente. Bordes sin aristas cortantes y bisagras ocultas.
  • Los residuos de productos de aseo: jabón líquido, champús, gel de baño, ... pueden dañar también la superficie. Aclarar con abundante agua después de su uso.
  • Las manchas de cal pueden evitarse secando la superficie con un paño suave.

  • Consejos de limpieza específicos
  • Restos de cal del agua: aplicar una disolución de una parte de vinagre con tres partes de agua directamente sobre las manchas y dejar actuar unos minutos. Después frotar con un paño suave o esponja humedecida. Lavar finalmente con agua y jabón para su total aclarado.

  • Prácticas no admitidas (pérdida de garantía)
  • Aplicar detergentes con productos abrasivos, o que contengan:
    - Ácido clorhídrico (salfumán).
    - Hipoclorito sódico (lejía).
    - Ácido fórmico.
  • Utilizar utensilios, estropajos metálicos o esponjas abrasivas.
  • Rociar directamente el detergente sobre la superficie, porque el líquido puede entrar en las aperturas o hendiduras y causar daños.
  • Usar productos antical o descalcificadores. No son adecuados para la limpieza del acero inoxidable.
  • Usar limpiadores para plata: hace precipitar los cloruros en la superficie del acero inoxidable. Esto producirá oxidación en la superficie tanto interior como exterior.

  • Nota importante para evitar (pérdida de garantía)
  • Una práctica habitual es utilizar lejía o desincrustantes en los cuartos de baño dejándolos actuar durante un tiempo. Esta práctica genera liberación de gases que contienen cloro y junto con la condensación de agua que tiene la superficie hace precipitar los cloruros en la superficie del acero inoxidable. Esto producirá oxidación en la superficie tanto interior como exterior.

Fenólico:


    Compacto fenólico
  • El compacto fenólico es altamente resistente al desgaste, por lo que resulta ideal para aplicaciones con un elevado índice de utilización y limpieza frecuente.
  • La superficie no porosa del compacto fenólico repele la suciedad. La taquilla puede limpiars econ facilidad, bien con detergentes químicos normales o con productos desinfectantes, ante los cuales el material es inalterable. Así mismo, es fácil limpiar grafitis, para lo cual puede utilizarse un disolvente orgánico (acetona, tolueno, xileno y similares) sin riesgo de alteración del color. También es resistente a residuos alimentarios y a tintes ya que no afectan ni a las propiedades ni a la apariencia del compacto fenólico.

  • Perfilería de aluminio
  • Se puede aplicar sin peligro un jabón suave, con agua tibia a cualquiera de los acabados de aluminio. Pero la lana de acero, fuertes ácidos y limpiadores abrasivos nunca se deberán aplicar indistintamente; aunque, en su lugar, unos fuertes limpiadores utilizados correctamente, son altamente efectivos.
  • La mezcla de distintos limpiadores puede causar daños a los acabados del aluminio y ser peligrosa para la salud del que la utiliza.

  • Piezas en acero inoxidable
  • Además de elegante y resistente, el acero inoxidable es un material de fácil mantenimiento. Con una limpieza adecuada y rutinaria, es posible mantener inalteradas sus características originales, preservando su belleza, higiene y durabilidad. El secreto de esta limpieza está en el uso de productos y procedimientos apropiados y en el cuidado del manejo del producto.
  • Los mejores amigos del acero inoxidable son el jabón, los detergentes suaves y/o neutrales y soluciones del amoníaco (limpiadores caseros) diluidos en agua tibia. Aplique el material con un paño suave o con una esponja de nylon fina, aclare con abundante agua y a continuación seque utilizando un paño suave.
  • Nunca utilice materiales que contengan cloruros, pues están contraindicados ya que causan oxidación. El ácido clorhídrico, o los productos de hierro en contacto prolongado, tampoco están recomendados. Nunca use limpiadores de acero común para acero inoxidable. Nunca utilice estropajos de acero, pues pueden dejar residuos sobre la superficie del acero inoxidable, comprometiendo de esta manera su resistencia a la corrosión.
  • Para el mantenimiento de los productos de acero inoxidable, intente utilizar siempre el método de limpieza más ligero posible; sea paciente y, antes de llevar a cabo procedimientos más agresivos, repita la operación un número razonable de veces.

  • Patas de PVC
  • La suave superficie, significa que el PVC es extremadamente fácil de limpiar usando un detergente doméstico de uso habitual mezclado con agua.
  • Esto quiere decir que el producto es resistente a la suciedad porque no existen poros a los que esta pueda adherirse.

  • Indicaciones generales
  • Haga una prueba sobre una pequeña área para no equivocarse.
    Los pocos momentos destinados a la averiguación de un limpiador sobre una pequeña parte del acabado es buena medida para evitarse grandes decepciones. Utilice la misma concentración y la misma técnica planeadas para todo el trabajo. Deje el limpiador permanecer en el lugar por el mismo tiempo. Déjelo secar y averigüe si hay manchas. Pruebe los acabados laqueados y pintados para impedir que se ablanden y una posible disolución.
  • Cuide la frecuencia de la limpieza.
    Donde se desea una óptima apariencia y que se requiera una frecuente limpieza, utilice unos limpiadores suaves. Los limpiadores abrasivos pueden desgastar el acabado más duro.
  • Siga las instrucciones del fabricante.
    No se deben aplicar los limpiadores indistintamente. El cambio de concentración y de temperaturas o la prolongación en la exposición del acabado al detergente para acelerar la limpieza puede producir resultados desastrosos.
  • No varíe la concentración.
    En la mayoría de los casos, el aumento o la disminución en la concentración del limpiador; de la recomendada por el fabricante, conduce a unos resultados muy decepcionantes.
  • Evite las temperaturas extremas.
    El calor acelera las reacciones químicas. El limpiador se puede volver excesivamente activo o su disolvente se puede evaporar antes que el trabajo se haya terminado. En ambos casos, el metal se puede rayar o manchar. Por otra parte, no se deberá realizar la limpieza con temperaturas muy bajas; La baja temperatura reduce la actividad química y posiblemente impedirá totalmente la acción del agente limpiador. Para obtener los mejores resultados, la limpieza al aire libre se deberá efectuar en los días de temperatura moderada, nublados o en la sombra.
  • Remueva enteramente el limpiador.
    Los limpiadores a base de agua se deberán enjuagar con agua clara, después de lo cual se deja secar la parte o área o se seca bien. Los limpiadores que contienen cera, aceite o silicones se quitan con un paño seco. No se debe dejar restantes del limpiador en rajaduras o esquinas.

Madera:

  • Limpie regularmente el polvo de sus acabados de madera para evitar su acumulación, que puede hacer perder brillo a la madera. Para ello, pase un trapo húmedo por toda la superficie de la madera, siguiendo la dirección de la veta. A continuación pase una bayeta para secar. No permita que queden restos de agua sobre la superficie de la madera.

  • Consejos importantes
  • Limpie las superficies de madera pasando sobre ellas un paño húmedo, siempre en la dirección de la veta.
  • Utilice posavasos debajo de los objetos calientes, como las tazas de café. Evite que las superficies de madera estén en contacto con otros objetos extremadamente fríos o calientes.
  • Levante los objetos para moverlos, no los arrastre.
  • Retire inmediatamente, secándolo, cualquier líquido que accidentalmente caiga sobre las superficies de madera.
  • Coloque un sobre protector en la superficie de la mesa sobre la que vaya a escribir.
  • Mantenga su producto siempre bien nivelado respecto al suelo, para evitar que los objetos se deslicen sobre las superficies de madera.

  • Limpieza de manchas
  • Agua
    Pase una esponja sobre la superficie para secarlo.
  • Bebidas
    Pase una bayeta húmeda para retirar el líquido y a continuación seque.
  • Grasa
    Pase una esponja húmeda con limpiador, enjuague y deje secar.
  • Pegamento, esmalte de uñas
    Contacte con un limpiador profesional. La mayoría de estos productos se retiran con acetona.
  • Tinta, rotulador permanente
    Limpiar inmediatamente con alcohol o zumo de limón. Algunos rotuladores permanentes pueden dejar cerco sobre la madera si la limpieza no se hace de forma correcta.

Plástico (PVC):


    Consejos importantes
  • Para eliminar la suciedad que se va acumulando con el paso del tiempo simplemente debemos usar agua pulverizada y pasar un paño para retirar la suciedad y secar el agua, sin más.
  • Si la superficie de PVC tiene suciedad grasa, como por ejemplo provocada por un lubricante, pues utilizar agua tibia con un detergente antigrasa, como el que utiliza para limpiar la vajilla. Con la ayuda de un paño retirarás la suciedad sin mucho esfuerzo.
  • Realice las tareas de limpieza habitualmente, de forma que no deje que se acumule la suciedad.
  • Para la limpieza de pegamentos o pinturas de un solo componente, puede utilizar benceno alifático.

  • Prácticas no admitidas (pérdida de garantía)
  • No use productos agresivos como el amoniaco, podría dañar la capa protectora de acrilato de la superficie PVC.
  • No use detergentes con base de resina sintética o acetona.
  • No utilice estropajo ni otros utensilios que puedan rallar la superficie de PVC, lo mejor es usar siempre un paño suave.
  • Antes de limpiar con un producto, realice una pequeña prueba del mismo en una zona discreta de la superficie PVC.

Metacrilato:

  • Para una correcta limpieza del metacrilato, NO se recomiendan esponjas ni detergentes abrasivos, disolventes, limpiacristales ni tampoco cualquier producto que tenga alcohol, ya que puede provocar serios daños y perder una de sus más importantes propiedades, la nitidez. Nunca, con independencia de la naturaleza de la mancha, debemos limpiar el metacrilato con un producto de este tipo. No nos confiemos con los limpiacristales, puesto que podrían tener algunos componentes que dañen este material. El metacrilato posee una transparencia del 92%, y así seguirá siempre que respetemos y sigamos las recomendaciones de uso apropiadas.
  • Es necesario que limpiemos el metacrilato con un paño suave o con un trapo, lo mejor es que sea de algodón, que esté limpio, ligeramente húmedo y aplicar la cantidad justa de jabón neutro si fuera necesario. En este punto hay que aclarar una cosa, cuando aplicamos jabón es mejor quedarse corto que echar en exceso, puesto que luego nos costará más finalizar la limpieza y retirar el exceso de jabón. Tampoco aconsejamos realizar una limpieza en seco del metacrilato, puesto que podemos arañar el material y perder transparencia, además que al pasar un paño seco por su superficie podemos dejar marcas que luego se perciban.

  • Polvo
  • Si solo queremos eliminar el polvo, será suficiente con pasar un paño ligeramente humedecido con agua destilada.
  • Si la superficie de PVC tiene suciedad grasa, como por ejemplo provocada por un lubricante, pues utilizar agua tibia con un detergente antigrasa, como el que utiliza para limpiar la vajilla. Con la ayuda de un paño retirarás la suciedad sin mucho esfuerzo.

  • Manchas
  • Para eliminar las manchas podemos emplear un jabón neutro, ya sea para las manos o un lavavajillas, siempre que sea neutro.

  • Adhesivos
  • Si deseamos eliminar la mancha de algún adhesivo que se haya quedado adherido al metacrilato, podemos frotar con un paño humedecido con un poco de alcohol. Pero que nunca toque el canto, ya que produce un efecto llamado crashing, que consiste en la aparición de grietas que irán aumentando de tamaño.

Resina de polipropileno:

  • Para que los muebles de resina, tanto de interior como de exterior, estén como nuevos es preciso realizar un buen trabajo de mantenimiento utilizando los productos adecuados.
  • Para realizar la limpieza del mobiliario de resina habrá que utilizar un limpiador de manchas incrustadas adecuado para diferentes superficies.

  • Pasos para limpias muebles de resina de polipropileno
  • Extendemos el producto por toda la superficie, frotando con un trapo toda la superficie.
  • Para aclarar el producto pasamos primero una esponja con abundante agua.
  • A continuación, repetimos la misma operación con una bayeta húmeda.
  • Finalmente, secaremos la superficie con un trozo de papel.

A.B.S.:


    ¿Qué es el ABS?
  • El ABS es el nombre dado a una familia de termoplásticos. Se le llama plástico de ingeniería, debido a que es un plástico cuya elaboración y procesamiento es más complejo que los plásticos comunes.
  • El ABS está formado por tres polímeros:
    - Acrilonitrilo, alta resistencia química al ambiente y al envejecimiento.
    - Butadieno, alta resistencia a impactos y buenas propiedades mecánicas.
    - Estireno, alta calidad de acabado en apariencia y brillo.
  • Esta mezcla de propiedades, llamada sinergia, indica que el producto final contiene mejores propiedades que la suma de ellos.

  • Limpieza y mantenimiento de acabados en ABS
  • La limpieza del ABS debe de hacerse utilizando únicamente agua y jabón, la utilización de cualquier otro producto químico como cloruros, acetonas, desengrasantes, etc., aceleran el envejecimiento del aparato y le dan a éste un color amarillento.
  • La limpieza se debe aplicar con un trapo o papel suave para evitar rayas y degradación del brillo.

Cerraduras:


    Cerradura TELEC
  • Recomendamos cambiar las pilas anualmente para asegurar el buen estado de la cerradura. Las pilas tras largos periodos de tiempo instaladas, pueden dañarse y dañar la cerradura, especialmente en ambientes muy cálidos.
  • No limpiar las cerraduras con productos de limpieza que contengan ácido clorhídrico, lejía o componentes corrosivos, especialmente en partes metálicas.

Descargar PDF Matenimiento y limpieza